«Robleando», el primer cuento Facebook de Por las ramas

Robleando, el primer cuento Facebook de Por las ramas

Este verano Mimono y yo tenemos el inmenso placer de presentarles una road-serie basada en hechos reales.

Dos robles sin tierra en el balcón alpino de una colombiana: aventuras y buena vibra aseguradas.

Edición bilingüe : un solo cuento y dos versiones (la francesa y la colombiana 😉 ).

Todos miércoles en la página Facebook @blogporlasramas.

Tiempo de lectura: 2 minutos.

©Por las ramas

Mimono, la nieve, las señoritas piceas y nosotras las mujeres

Mimono, la nieve, las señoritas piceas y nosotras las mujeres

Mimono me pidió que lo llevara a ver la nieve en la montaña. Al principio me negué: la vida del miquito amazónico podría estar en peligro en temperaturas bajo cero.

Mi amigo insistió: Juanita, llévame y vemos a las señoritas piceas. Ya verás cómo te gustará conocerlas: son fuertes, valientes y seguras de sí mismas. Orgullosas de su edad y con absoluta confianza en el camino escogido.

Ante tal argumento, me dejé convencer.

¿Y si las señoritas piceas fueran unas maestras para las mujeres que llegamos a los cuarenta?

Tiempo de lectura : 15 minutos.

© Por las ramas

Cuento de solsticio de invierno

Cuento de solsticio de invierno

El invierno va llegando y con él, los días grises. ¿La mejor manera de atravesarlos? Escribiendo sobre pinos, abetos, piceas, tejos y cedros.

Esperanza, ilusión, certeza: esas son las palabras que me vienen cuando los miro. En los momentos más oscuros la luz vuelve: es eso lo que las coníferas me dicen.

Tiempo de lectura: 7 minutos.

© Por las ramas

Shirin-Yoku: los baños de bosque como medicina

Shirin-Yoku los baños de bosque como terapia

¿Cómo vivir en una ciudad y al mismo tiempo gozar de buena salud? Hacer como los japoneses: tomar un baño de bosque regularmente. Clorofila, madera y buena vibra aseguradas.

En este artículo Mimono y yo les contamos de qué va el Shirin-Yoku, ese medicamento 100% natural venido del País del Sol Naciente. El que se toma a cualquier hora del día sin contraindicación alguna y siempre bajo las ramas.

Tiempo de lectura: 9 minutos.

© Por las ramas