El señor de los milagros – Segunda parte

El senor de los milagros segunda parte

Pidiendo un milagro para salvar a mi monito vi una sombra extraña en un lugar donde habitualmente no hay nada.

¿Vi un fantasma? ¿Soñé? La única manera de saber era volver al sitio y ver.

Entre tanto mi miquito seguía enfermo.

Un milagro, por favor, que ocurra un milagro; hasta en mis sueños yo seguía rogando.

La vida es movimiento, la vida es cambio y en estas épocas extrañas, por donde lo veamos estamos soñando.

Pero incluso cuando soñamos, hay cosas que están ahí y que uno no quiere ver.

Tiempo de lectura: 14 minutos.

©Por las ramas

El señor de los milagros – Primera parte

Pido un milagro

Voy pidiendo un milagro.

Camino por la calle y eso es lo que estoy rogando: por favor, que Mimono se mejore. Una terrible enfermedad lo tiene entre la vida y la muerte y yo no encuentro el remedio para sanarlo.

Podría echarle la culpa de todo a un árbol, que meses antes el monito amazónico había calificado de miraculoso. Ahora sé que no es cierto.

El origen de su mal viene de una ley de la naturaleza: la vida es movimiento, la vida es cambio.

Buscando la cura para mi monito y rogando que pasara un prodigio, ocurrió lo inesperado: de la penumbra surgió una sombra.

Tiempo de lectura: 17 minutos.

© Por las ramas