¿El Ginkgo Biloba ayuda a la memoria?

Los lectores nos consultan, nosotros estudiamos el tema. ¿Qué dice la fitoterapia?  ¿Qué opina la ciencia? Difícil de zanjar.

Buscando la respuesta nos fuimos por entre las ramas: descubrimos un poema, estuvimos en China, fuimos a París de la mano de Goethe, los Beatles nos inspiraron y Mimono saltó a la fama.

De lo que si estamos seguros, es que en este arbolito hay “Dos que viven en uno”. Los invitamos a descubrir quién es el segundo. [1]

Tiempo de lectura: 13 minutos

© Por las ramas

¿El ginkgo biloba tomado en infusión, (imagino que sus hojas) ayuda a la memoria?

Esta fue la pregunta que una de nuestras lectoras nos dejó como comentario al artículo “Un ginkgo biloba llega a Annecy”.

La anotación fue publicada un lunes por la mañana en Por las ramas durante nuestra reunión semanal de redacción. Estábamos barajando con Mimono ciertos temas que podrían ser interesantes para los lectores: árboles centenarios, Annecy y sus bosques, el pino de navidad… la lista era larga. Pues Mimono, llegó diciembre con su alegría. Yo voto por el arbolito de Navidad, le dije. No sé… hay algo que me falta, dijo el miquito sentándose frente al computador. De pronto, su carita se iluminó. ¡Juanita, hay un nuevo comentario en el blog!

La lectora Paola pregunta si el albaricoque de plata nos echa una manito con nuestros souvenirs.

Excelente pregunta. Si, si. Hay que responderle, dijo mi amigo dando saltitos alrededor de la pantalla. ¡No la vamos a dejar con la duda!

Y subiéndose encima de la mesa, declamó:

¿Quién tendrá la clave para resolver un enigma tan inquietante?

Lo miré y lo supe: el pino de navidad quedaba para el siguiente artículo. Definitivamente, el gingko biloba hacía de las suyas para entrar de nuevo en la temática.


Goethe entra en la jugada

El pequeño simio dio saltitos durante unos instantes. De repente, se quedó quieto.

Juanita… ya sé… para resolver el enigma… let’s call Goethe !

Me reí. Mimono por favor, ¿qué tiene que ver con lo que estamos hablando?

Todo, me respondió con una sonrisa pícara ¿Sabías que Johann Wolfgang von Goethe escribió un poema titulado “Ginkgo biloba”?  

No Mimono, no sabía. Si claro, me dijo como si fuera lo más obvio. Abrió su maleta de Mary Poppins, sacó un libro y me mostró una página. Míralo:

Poema Ginkgo biloba de Goethe en aleman
© Wikipedia

A Goethe ese arbolito, también le sembró una duda… exactamente como a la lectora Paola.

La forma tan bonita de sus hojas le inspiró este poema. No se sabe si son dos hojas juntas o una sola que se divide en dos partes distintas.

Como él mismo diría:

“Dos que viven en uno”, me dijo cerrando los ojos y agitando los bracitos.

Ese es Mimono. Se pone a hablar de poetas, filósofos, escritores… y se inspira.

Debo confesar que a veces me parece que lo escuchan. (Los acontecimientos que tendrían lugar ese día… ¿me darían la razón?)

Toca responderle a la lectora Paola, me dijo volviendo en sí y abriendo los ojos. Miremos el tema de la medicina tradicional china. El muy respetado texto del siglo XVI, Ben Cao Gang Mu,《本草纲目》(“Compendio de materia médica”)[2] hace referencia al Ginkgo. Puede que ahí esté la respuesta. Nos pusimos en ello.


Unas horas más tarde nuestro equipo se dividiría en dos: Mimono recibiría la llamada que lo lanzaría a la fama

Así sucedió: sonó el teléfono, contesté yo. Oí una voz masculina del otro lado de la línea.  Bonjour, pourrais-je parler à Mimono? (Buenos días, podría hablar con Mimono?) Oui, bien sûr, dije yo (bastante sorprendida que mi compañerito recibiera llamadas) y pasándole el teléfono.  Unos minutos después le oí decir: Si Raphaël, cuenta con mi participación. Y unos segundos más tarde el pequeño simio colgaba el teléfono y de un grito me anunciaba: ¡Juanita, era Raphaël Enthoven! !Me ha invitado a participar en Le Gai Savoir![3]

Mimono habla con Raphael Enthoven
©Por las ramas

Mimono… es increíble… Le Gai Savoir… una de las emisiones culturales más importantes de Francia… ¡Felicitaciones!, balbucié.

Me quedé en silencio durante unos minutos mirando la pantalla de mi computador. (¿El pequeño simio me estaría tomando del pelo?) Finalmente le pregunté: ¿Y de qué van a hablar? Johann Wolfgang von Goethe y la Naturaleza, me respondió. Lo miré. En sus ojitos simiescos se veía un puntito de estupor.

Me tengo que poner en ello, me dijo. ¿Qué hacemos con la lectora Paola? No te preocupes, le dije. Le respondo yo.

Y así fue. El miquito filósofo se puso a preparar su entrevista; yo, a buscar información para responder la cuestión. 


Querida Paola,

ante todo, muchas gracias por tu pregunta sobre el Ginkgo Biloba.

Nos pone felices que nuestro artículo sobre el pequeño Li te haya dado esa inquietud.

No somos médicos, ni farmaceutas, mucho menos científicos, tampoco lo hemos utilizado para algún tema de salud. Sin embargo, tu comentario nos pareció tan interesante, que nos pusimos a investigar sobre él. Aquí te contamos lo que encontramos sobre las propriedades curativas del arbolito que también llaman “albaricoque de plata”.

La fitoterapia le concede cualidades terapéuticas. Las semillas del Ginkgo se emplean desde la antigüedad en la medicina tradicional China, en particular para el tratamiento de infecciones de la piel.

En el siglo XX, la medicina occidental se interesó por las propriedades curativas de sus hojas. Se descubrieron que contenían ginkgólidos, sustancias capaces de aumentar el flujo sanguíneo hacia el cerebro. Sobre esa base, se le atribuyeron propriedades para evitar, prevenir o retrasar trastornos cognitivos asociados con el envejecimiento y enfermedades neurodegenerativas.  Entre ellas, la pérdida de la memoria relacionadas con la edad. [4] 

Ahora, ¿funcionan los ginkgólidos para conservar la memoria cuando envejecemos?

Querida Paola, difícil de dar una respuesta categórica.

Algunos estudios aseguran que lo hacen: en una variedad de trastornos, incluyendo la enfermedad de Alzheimer, falta de memoria y demencias relacionadas con la edad”.[5]

Otros tienen una opinión contraria y se muestran intransigentes en la eficacia de los productos farmacéuticos elaborados con ginkgo biloba: “Ningún efecto sobre la memoria”, dicen. “Ausencia total de efectos en la evolución de la enfermedad del Alzheimer y en general sobre la locura ”, afirman. Sus conclusiones incluyen aquellos medicamentos indicados para “mejorar, prevenir o retrasar los trastornos cognitivos asociados a la vejez y a las enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer.[6]  

Otros advierten que puede ser peligroso para aquellos que siguen un tratamiento anticoagulante, ya que podría inhibir los efectos”.[7]

Voilà querida Paola lo que podemos decirte acerca de si las hojas del gingko biloba ayudan a la memoria.

Nuestros conocimientos son modestos, se basan únicamente en diferentes lecturas.

Si tienes una información que consideres válida y que argumente o contraargumente lo que por ahora sabemos, cuéntanos.  Estaremos muy contentos de leerte y ayudará a toda la comunidad de Por las ramas.

Un saludo grande desde Annecy,

Juanita y Mimono

Terminé de escribir la respuesta.  Me quedé pensando un rato.

Y en ese momento, oí a mi compañerito detrás mío. Estoy acabando mi charla sobre Goethe, me dijo.  Voy a poner música para desestresarme un poco.  ¿Qué vas a oír?, le pregunté. Una canción que seguro le gustaría a Der Meister (así le dice a Goethe).

Esto fue lo que sonó:

© The Beatles Universal Music Group

En ese momento no sé si fue Goethe, The Beatles o todos al mismo tiempo, pero me vino una idea revolucionaria. Añadí una postdata.

P.D

Querida Paola,

Escribiendo estas líneas se me ocurre algo (que mira tú, antes no había pensado). Te lo comparto.

Y si las hojas del ginkgo biloba que dejamos remojar en nuestra taza no tuvieran efecto alguno sobre nuestra salud… ¿qué más da?

¿Por qué será que los humanos siempre estamos mirando la utilidad que nos dan los árboles? (¿y en general de todo lo que nos rodea?)

Como si para existir, tuvieran que servirnos “para algo”.

El arbolito existe en la tierra desde hace millones de años… esa ya es una razón para estar contentos.

¿No te parece? 🙂

Oí pasitos detrás mío. Era Mimono. Le echó una ojeada a mi mensaje y luego me miró.

Juanita, ya es hora de tomar el tren para París, dijo.

No envié la respuesta. Algo me decía que me faltaba algo.


Mimono Influencer

Llegamos justo antes del inicio de la emisión. Mi compañerito entró al estudio dando saltitos y disimulando su nerviosismo.

Mimono explica la teoria de los colores de Goethe

Mimono exponiendo la teoría de los colores de Goethe  ©Por las ramas

Después de explicar una selección de textos de Goethe, Raphaël Enthoven le preguntó:

Y a alguien nacido en Amazonía, como lo es usted Mimono, ¿qué le inspira Goethe?

El miquito se quitó las gafas (las utiliza en situaciones intelectuales), se aclaró la garganta y muy serio respondió:

Der Meister era un personaje fascinante. ¡Que poeta! Lograba captar el delicado lenguaje de la Naturaleza y lo transmitía en palabras. La miraba y veía ese algo que solo los Grandes logran ver en ella.

(Raphaël Enthoven, muy serio, miraba con atención al pequeño simio).

De pronto, mi compañerito se subió a la mesa, cerró los ojos y declamó:

Las hojas de este árbol, que desde Oriente han venido y mi jardín adornan,

un oculto sentido tienen, que al sabio de reflexión le brindan materia obvia.

¿Será este árbol extraño algún ser vivo que un día en dos mitades se dividiera?

¿O dos seres que tanto se comprendieron, que fundirse en su solo ser decidieran?

La clave de este enigma tan inquietante,

Yo dentro de mí mismo creo haberla hallado:

no adivinas tú mismo, por mis versos,

que soy sencillo y doble como este árbol?


Johann Wolfgang von Goethe, Ginkgo Biloba, Diván de Oriente y Occidente

Un silencio rondaba en el estudio de grabación.

Tal vez, continuo mi amigo (todavía con los párpados cerrados), Goethe percibía la Naturaleza de esa manera porque vivía en comunión con ella. Tal vez, se sentía dentro de ella, parte de ella y no como vivimos hoy en día, fuera de ella, dijo abriendo los ojitos y mirando a su alrededor.

Eso es lo que le inspira Johann Wolfgang von Goethe a un mico amazónico en exilio, terminó triunfante mi amigo.

Una lluvia de aplausos retumbó en la sala.

La entrevista fue todo un éxito. Cientos de auditores se conectaron esa tarde y los #mimono y #mimonoexplicagoethe inundaron las redes. Gracias a Google Analytics sabemos que el número de podcasts de ese día y los siguientes, superaron las expectativas.


Juanita, let’s be famous!, gritó Mimono a la salida de la emisión

Abramos una cuenta en Instagram ¿Cómo la llamamos?, le pregunté. @mimonoporlasramas, dijo con determinación el miquito.

Dicho y hecho :

Mimono abre cuenta en Instagram

©Por las ramas

En el tren de vuelta a Annecy prendí mi computador. Tenía que enviar la respuesta a la pregunta de nuestra lectora. Sentado a mi lado el miquito examinaba el mensaje preparado. Como si leyera mi mente, leyó en voz alta la frase escrita: El arbolito existe en la tierra desde hace millones de años… esa ya es una razón para estar contentos.

Juanita, una plantita minúscula también está muy feliz que el ginkgo biloba exista.

¿Sabías que es el único árbol que alberga en sus células un alga verde unicelular? Poco se sabe de esa simbiosis, pero se ha encontrado en todos los ejemplares estudiados. Seguro que su relación comenzó hace millones de años .[8]

Tal vez eso hay que añadirlo al mensaje. La lectora Paola estará contenta de saber que una alguita vive gracias al arbolito.

 ¿Viste que Der Meister tenía la clave para resolver un enigma tan inquietante? Y parándose encima del asiento del tren, el miquito poeta recitó :

¿Será este árbol extraño algún ser vivo que un día en dos mitades se dividiera?

¿O dos seres que tanto se comprendieron, que fundirse en su solo ser decidieran?

Los pasajeros que viajaban a nuestro lado nos miraron (y seguirían haciéndolo durante todo el trayecto).

Además, imagínate la cantidad de especies que se benefician de él, únicamente por ser él, me dijo.

Los pajaritos que ponen nidos sobre sus ramas y todas las especies subterráneas.

Todo, gracias a él.

Listo, Mimono.  Anotado. ¿Lo enviamos? Send,respondió el miquito políglota chasqueando los dedos. 


¿Qué pensara la lectora Paola de nuestra respuesta? 

Y los otros lectores ¿tendrán algo que añadir a nuestro artículo?


Referencias

Foto ¿El Ginkgo Biloba ayuda a la memoria?  ©Por las ramas

[1] Agradecemos a nuestras lectoras Paola Vergara, Martha María Balbierer y Eli Rodríguez por su colaboración en este artículo. Paola, por la pregunta; Martha María y Eli por sus ideas sobre cuentas en Instagram.

[2] El Ben Cao Gang Mu hace parte del Registro Memoria del Mundo de la UNESCO. Disponible en: http://www.unesco.org/new/es/communication-and-information/memory-of-the-world/register/full-list-of-registered-heritage/registered-heritage-page-1/ben-cao-gang-mu-compendium-of-materia-medica/

[3] La emisión de radio Le Gai Savoir de la emisora pública France Culture, es un programa presentado por el filósofo Raphaël Enthoven. El nombre viene, (como ya lo habrán imaginado), del libro de Frederic Nietzsche, La Gaya Scienza. Más información: https://www.franceculture.fr/emissions/le-gai-savoir.

[4] http://www2.linnaeus.uu.se/online/pharm/gingko.html

[5] D J McKenna, K Jones, K Hugues, Alternatives therapies in health and medicine. Consultado el 27/11/2020. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/11783458_Efficacy_safety_and_use_of_Ginkgo_biloba_in_clinical_and_preclinical_applications.

[6] https://www.revmed.ch/RMS/2011/RMS-318/Rien-ne-va-plus-avec-le-Ginkgo-biloba. Consultado el 27/11/2020.

[7] https://www.lemonde.fr/societe/article/2019/03/07/omega-3-vitamine-d-mise-en-garde-contre-l-exces-de-complements-alimentaires-pour-le-cerveau_5432545_3224.html. Consultada el 26/11/2020.

[8] Ginkgo biloba : le rescapé et son algue | Pour la Science. https://www.pourlascience.fr/sd/botanique/ginkgo-biloba-le-rescape-et-son-algue-6992.php. Consultada el 25/11/2020.


10 comentarios en «¿El Ginkgo Biloba ayuda a la memoria?»

  1. Bonjour ,
    Merci de nous donner à réfléchir sur nos amis les arbres et à fortiori sur nous même et sur notre rapport avec la nature, le temps d’une balade avec Mimono.
    Avant même de connaitre l’histoire du gingko biloba j’ai aimé cet arbre. Son nom est un appel à la danse et à l’exotisme, la forme de sa feuille un appel à la poésie et la rêverie.
    «Por qué será que los humanos siempre estamos mirando la utilidad que nos dan los árboles? Como si para existir, tuvieran que servirnos “para algo”. Cette phrase est essentielle, juste, et résonne fort en moi. Merci Juanita.

    Responder
    • Anse ton commentaire m’a ému.
      Tu parles de danse, d’exotisme, de poésie et de rêverie.
      Grâce à toi, nous pouvons répondre à Paola.
      A la question : Est-ce que le ginkgo biloba agit sur la mémoire ?
      On peut lui réponde :
      Chère Paola :
      On ne sait pas.
      Mais d’une chose on est sûr et certain : le gingko biloba inspire des poèmes, des danses et des rêves. Il crée des relations, des amitiés, de l’amour. De l’art.
      Le gingko biloba nous sert à créer ça.
      Merci beaucoup Anse.

      Responder
  2. Juanita, me encanto este articulo!! Que bueno que te hayan servido mis ideas sobre Instagram y que bien ver a mimono hecho todo un influencer. Espero ahora poderlo ver mas frecuentemente, y que sus fotos nos sigan llevando por las ramas.

    Responder
    • ¡Muchas gracias, Marta María por tus consejos! Nos alegra que te haya gustado el artículo. Tienes razón, con Instagram Mimono nos llevará por las ramas más a menudo y dará rienda suelta a su poesía. Veremos a los árboles y al bosque desde otro punto de vista.

      Responder
  3. Querida Juanita y Mimono, ha sido un placer leerlos…. y gracias por investyigar mis inquietudes…desde ahora empezare a tomarla en infusion, me encantaron los datos…, y por favor dejenme seguir viajando con ustedes…
    la lectora Paola

    Responder

Deja un comentario